En su primer discurso de campaña después de las PASO, la presidente Cristina Fernández de Kirchner abordó algunas cuestiones que hacen a lo que puede pasar en materia de política económica de aquí a Octubre y más allá.   Ver: [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=40Js9jJqST0]

Reproducimos a continuación los pasajes que juzgamos más trascendentes y que hemos tratado de mantener casi en su forma literal:

– No a cualquier endeudamiento, porque sabemos cómo termina sobre todo si es deuda financiera. Muchos de los banqueros que se beneficiaron antes y que ahora quieren más endeudamiento… Que no me hablen de endeudamiento sin aclarar qué tipo de endeudamiento.

– No a tocar el tipo de cambio, es devaluación, porque “sabes a dónde se te va tu salario”…ya lo vimos.

– No a las metas de inflación, porque es poner un cepo a los salarios. Para que no aumenten.  Porque sostienen que el incremento de los salarios es inflacionario.

– Quiero un debate serio.  Con la Asociación de Bancos, AdeBA… para ver qué quieren hacer con las finanzas.  Con la Unión Industrial para ver qué quieren hacer con la promoción y los subsidios. Con nuestros compañeros trabajadores de la CGT.  Para discutir en serio. Con todos en la mesa.  Porque cuando tomás una medida económica termina repercutiendo en todos los sectores y muchas buenas intenciones terminan mal.  Aunque no creo que haya tantas buenas intenciones.

– Lo que vienen a proponernos es la Argentina que se nos cayó en el 2001 y que Néstor tuvo que venir a levantar.

– Cómo es que quieren volver a una Argentina que ya pasó?  Cuando la Argentina requiere profundizar lo que hemos venido haciendo.

– Cuando nos dicen que una parte de las jubilaciones podrían ir a los bancos.  Pero sabemos que la crema se la quedan los bancos y lo menos rentable el Estado. Pasa lo mismo con las OS y las prepagas.  Pero cuánto tiempo aguanta un modelo así.

– Pero los grupos de interés quieren ir por todo y por todos.  Lo vi con total claridad a los pocos días de ganar las elecciones presidenciales.  Cuando en una corrida bancaria se llevaron 5,000 millones de dólares.  Porque me querían obligar a devaluar y así siguieron.

– En realidad de nuevo, lo que se dice nuevo, no hay nada.  Son viejos malos conocidos.  Quiero discutir de política.  Porque en economía cuando le das a uno es porque le dejaste de dar otro.

– Uds. me habrán escuchado y habrán pensado que lo dice para quedar bien.  Pero yo no soy eterna ni lo quiero ser.  Pero las políticas económicas que han permitido todo estas cosas que hemos logrado también se pueden cambiar.  Basta con ver la historia.

– Yo los desafío a que investiguen.  Cuándo apareció la venta de un inmueble en dólares, 15 de julio de 1977; después de la reforma financiera de Martinez de Hoz.  Hasta entonces se compraba con moneda local.  Porque no hay país que pueda funcionar si no imprime su propia moneda y pueda tomar decisiones políticas soberanas que favorezcan a sus ciudadanos.  Miren a Europa si no.

– Muchos de los que progresaron creen que ya está.  Pero ya está no.  Cuando se cambian las políticas económicas deja de estar.  Porque ya lo vimos también.  Son muchas cosas las que están en juego. Pero para tener futuro tenemos que profundizar estas políticas.  El futuro somos nosotros.  En un mundo que se cae…

– Por más titulares y tapas que pongan… no somos obsecados ni tontos.  Pero vamos a discutirlo con los verdaderos jugadores no con los suplentes que me ponen en las listas. Quiero discutir con los titulares y los directores técnicos.  Con la UIA, con AdeBA, con los compañeros sindicalistas.  Este no es un partido para suplentes.  Quiero discutir con los verdaderos actores económicos. Es una partido para titulares de intereses y representaciones.

Qué puntos creemos que vale la pena rescatar?

1)   el discurso refleja que hay temas que se discuten en las cercanías de la presidente, por ejemplo: endeudamiento, devaluación, cambio de régimen monetario y cambiario;

2)   que habría predisposición de la presidente para llevar esos temas a una mesa de discusión con representantes de diversas corporaciones, pero no con políticos o candidatos;

3)   que no obstante ello, la premisa es el mantenimiento y eventual profundización de las actuales políticas.

Qué pensamos?

–       La lista de temas a la que hizo la presidente pone de manifiesto que no se ignoran ni los problemas ni algunas de sus eventuales medidas correctivas.

–       Pero aún cuando la presidenta insinúa una vocación de diálogo, la misma parece chocar con su aparente convencimiento que la política económica actual es correcta.  Y que los que demandan un cambio representan intereses mezquinos que nada tienen que ver con el interés general.  Uniendo 1) y 3) de arriba podríamos decir que la cúpula del gobierno no sufre de autismo, son “sólo” tercos!

–       Que aún cuando se avance en la convocatoria al diálogo, el mismo será improductivo si no está encaminado a crear una arquitectura política (de gobernabilidad) que permita introducir los cambios necesarios en materia de política económica.  El modelo no requiere de algunos arreglos de chapa y pintura sino que necesita una rectificación total, que entablará costos para todos los sectores.  Y, además de cambiar el rumbo habrá que cambiar también de actores.  El actual equipo difícilmente pueda introducir cambios importantes de manera creíble.

–       Lo que se logró el 24 de abril de 2002, con lo que se conocería como la Liga de Gobernadores y el plan de los 14 puntos (los reproducimos abajo) no es aplicable a la situación actual.  Sobre todo si tomamos en cuenta que en su convocatoria, la presidente no mencionó ni a los gobernadores ni a los representantes parlamentarios (electos o candidatos).  Cuesta creer que un acuerdo intersectorial impulsado por el gobierno pueda tener legitimidad y éxito sin la participación del resto del peronismo (sólo estarían el gobierno y los sindicatos), sobre todo de aquél que tiene el poder territorial.

–       De todas maneras, y aún sorteando este obstáculo, la situación es muy distinta de la que enfrentaron los gobernadores y el ex presidente Duhalde en abril de 2002.  En aquel entonces, ya se había devaluado y pesificado asimétricamente, los depósitos estaban acorralados, se había defaulteado la deuda pública y se habían roto todos los contratos donde el Estado era parte.   En otras palabras, la mayoría de las medidas más dolorosas ya habían sido tomadas.  Luce cuanto menos difícil que de una mesa de diálogo pueda surgir un plan capaz de impulsar medidas “costosas”, que son las que demanda la situación actual y sobre las cuales la presidente ya anticipó su posición: no a la devaluación (que por cierto ya es una realidad de mercado); no al endeudamiento (que involucra decir a no a mejorar el INDEC y acordar con holdouts, FMI, Club de Paris y CIADI); y, no a un cambio de régimen cambiario y monetario.

–       La vehemencia de la presidente a lo largo del discurso de ayer, augura que no habrá cambios importantes de política económica no sólo en los próximos meses, sino también después de las elecciones del 27 de octubre.

–        No obstante, es muy probable que sí se esté trabajando en medidas consistentes con el modelo pro gasto público de fuerte impacto en el corto plazo.  Entre ellas, el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias; la reducción del umbral a partir del cual se liquidan las asignaciones familiares (y eventualmente un nuevo aumento de ellas); y la consolidación de las deudas previsionales pendientes de pago por el 82% móvil (tal vez, por el momento, sólo las que cuentan con sentencia judicial).

——————————————————————-

Los 14 puntos del acuerdo político del 24/04/2002:

– 1. Respetar los acuerdos internacionales de la nación y reafirmar la vocación de integrar Argentina al resto del mundo.

– 2. Firmar en un plazo no mayor de 15 días los acuerdos bilaterales con las provincias, dando cumplimiento al pacto fiscal.

– 3. Elevar al Congreso en un plazo no mayor de 90 días el proyecto de ley consensuado de un nuevo sistema de coparticipación general de impuestos.

– 4. Propiciar las políticas fiscales y monetarias que mantengan las disciplinas y los equilibrios necesarios que eviten la subida descontrolada de precios y la inestabilidad cambiaria.

– 5. Garantizar a los ahorristas, a través de instrumentos legislativos adecuados, la previsibilidad necesaria sobre el destino de sus fondos asegurando su liquidez.

– 6. Garantizar las acciones que restablezcan de forma inmediata un sistema financiero sólido.

– 7. Instrumentar un nuevo acuerdo de responsabilidad fiscal para la administración nacional provincial y municipal que asegure su cumplimiento mediante un sistema explícito de premios y castigos.

– 8. Propiciar una reforma impositiva que aliente y estimule la inversión de capital e impida la evasión, la elusión y el contrabando.

– 9. Propiciar la inmediata sanción de la Ley de Quiebras.

– 10. Propiciar la inmediata derogación de la Ley de Subversión Económica..

– 11. Propiciar la repatriación de capitales argentinos destinados principalmente a proyectos productivos con demanda de mano de obra intensiva.

– 12. Alentar las inversiones nacionales y extranjeras dedicadas a la exportación de productos manufacturados o a la sustitución eficiente de importaciones.

– 13. Asegurar el cumplimiento de la reforma política acordada con el recorte de gastos políticos y burocráticos y la valorización de la forma de selección electoral.

– 14. Asegurar un mecanismo de asignación de planes de empleo.